Retiro Nativo-Norteamericano para dar fe de la realidad



Photo: Peter Cunningham

En este retiro daremos fe del genocidio de los indios americanos que comenzó en el siglo XVI, de la injusticia y el abuso que continúan hasta el día de hoy, y del robo y explotación de sus tierras.
Los pueblos originarios del mundo entero han perdido sus tierras, lenguas y formas de vida a manos de los colonialistas estadounidenses y europeos que siguen una política de dominación, genocidio, robo y eliminación de las identidades y culturas indígenas. Hay pueblos que han desaparecido completamente. Esta catástrofe no afecta sólo a dichos pueblos, sino que pertenece a todos los seres humanos y a la Tierra como tal, pues ha implicado una calamitosa pérdida de animales y plantas y ha generado el espectro del calentamiento global.


¿Qué dice esto de nosotros y de nuestra alienación frente a la Tierra? ¿Qué dice sobre nuestra relación, no sólo con la biodiversidad, sino con la diversidad humana? ¿Qué dice acerca de nuestros presupuestos culturales de superioridad y sobre cómo condicionan nuestra narración de la historia el día de hoy? Ha llegado el momento de dar fe de nuestros sistemas de pensamiento y sus valores, de sus acciones y resultados que persisten hasta nuestros días.


¿Qué dice esto de nosotros y de nuestra alienación frente a la Tierra? ¿Qué dice sobre nuestra relación, no sólo con la biodiversidad, sino con la diversidad humana? ¿Qué dice acerca de nuestros presupuestos culturales de superioridad y sobre cómo condicionan nuestra narración de la historia el día de hoy? Ha llegado el momento de dar fe de nuestros sistemas de pensamiento y sus valores, de sus acciones y resultados que persisten hasta nuestros días.

Mientras cientos de tribus nativas americanas han sido eliminadas, drásticamente diezmadas, exiliadas y traumatizadas, el pueblo Lakota/Dakota de los llanos occidentales ha ganado una posición destacada en la psique del mundo entero como gran arquetipo de lo que se ha abatido sobre pueblos originarios de Norteamérica. La masacre de Wounded Knee, Dakota del Sur, el 29 de diciembre de 1890, es considerada por muchos como un evento definitorio en el genocidio de los indios americanos, pero en realidad es sólo la punta del iceberg. Seguimos ciegos ante la continua violencia institucional que se ejerce sobre la nación Lakota y otras tribus, la cual incluye violaciones de los tratados; Actas del Congreso que permiten el robo de sus tierras y recursos; la construcción de diques y la inundación de cementerios con cientos de años de antigüedad y la constante intromisión de los intereses corporativos que buscan “desarrollar” comercialmente las tierras y convertir sitios sagrados en minas de diferentes metales, incluyendo el uranio.

 Photo: Peter Cunningham

Photo: Peter Cunningham

Mientras procede esta historia de dominación y represión, el pueblo Lakota está viviendo un resurgimiento cultural y espiritual. Hasta 1978, la ley les prohibió practicar su religión en cualquier forma. Antes de esa fecha, las ceremonias y eventos espirituales se practicaban en secreto. Desde hace unos años, se están realizando 57 Danzas del Sol (Sundances) en la Reserva de Pine Ridge. Esto indica que un gran número de personas, ancianas y jóvenes, están regresando a las prácticas tradicionales. Se está enseñando la lengua Lakota y muchos trabajan en su preservación con buenos resultados. La población cuenta con un gran número de activistas sociales, económicos y políticos que
luchan por los derechos contenidos en los tratados, por la implementación de programas sociales y económicos y por lograr el reconocimiento como pueblo. Un número significativo de organizaciones no gubernamentales atiende proyectos en las Reservas de Dakota del Sur.

Las cabalgatas espirituales son parte de los eventos anuales de sanación. La cabalgata denominada Bigfoot Ride, ideada por Birgil Kills Straight en 1985, dura 14 días y conmemora el viaje que realizó la cuadrilla del jefe Bigfoot (Pie Grande) desde la Reserva de Standing Rock en la zona norte de Dakota del Sur – donde Sitting Bull (Toro Sentado) acababa de ser asesinado – hasta Wounded Knee en la Reserva de Pine idge, donde Bigfoot y su cuadrilla fueron masacrados en 29 de diciembre de 1890. La cabalgata de Crazy Horse (Caballo Loco), organizada por Bam Brewer, dura 4 días y tiene lugar la segunda semana de junio para conmemorar el viaje que realizó la familia de Crazy Horse para darle sepultura, después de que fuera asesinado en Fort Robinson el 5 de septiembre de 1877. En ambas cabalgatas participan más de 200 jinetes, predominantemente jóvenes.
Nuestro retiro reforzará esta nueva vitalidad y el importante trabajo que están realizando los ancianos Lakota. Será de carácter interreligioso e internacional. Nuestro comportamiento durante estos cinco días que pasaremos juntos se regirá por las Siete Leyes de los Lakota:

  • · Wacante Oganake: ser generosos.
  • · Wowaunsila: tener compasión.
  • · Wowauonihan: ofrecer respeto y honor.
  • · Wowacintanka: tener paciencia y tolerancia.
  • · Wowahwala: ser humilde.
  • · Woohitike: guiarse por los propios principios; ser disciplinado, valiente y valeroso.
  • · Woksape: cultivar la comprensión y la sabiduría.

Video of photographs of the 2015 retreat in the Black Hills. Photos by Peter Cunningham, Music by Tiokasin Ghosthorse, Edited by Ola Kwiatkowska