Retiro para dar fe de la realidad en Bosnia y Herzegovina



Entre el 8 y el 12 de mayo de 2017, nos daremos cita —personas de diferentes países, culturas y religiones— en Sarajevo, capital de Bosnia y Herzegovina, desde donde nos dirigiremos a Srebrenica. Este retiro, inspirado por los tres principios, está organizado por la Orden Europea de los Pacificadores Zen para dar fe del conflicto étnico y de los crímenes de guerra, así como del papel de la comunidad internacional.

 

"Remembrance"
Video: Ron Haviv / VII

Han pasado más de veinte años desde la desintegración de la antigua Yugoslavia. Aunque las violentas contiendas que sucedieron a ese cambio político ya terminaron, el legado de la tragedia subsiste y sigue perturbando a la región.
Suele decirse que las guerras yugoslavas han sido el conflicto bélico más sangriento de Europa desde la segunda guerra mundial, tristemente famosas por las atrocidades que se cometieron, como las limpiezas étnicas, los crímenes de lesa humanidad y las violaciones.

El objetivo del retiro es observar lo que ocurre cuando la vida se reduce a la diferencia frente al otro, cuando nos negamos a reconocer el sufrimiento de los demás porque son ajenos a nosotros. Es ahí cuando el proceso empieza de cero: niños llorando a sus padres, madres que sollozan por la pérdida de hijos y maridos, la lamentable procesión de familias que arrastran consigo lo que pueden en su huida, dejando tras de sí un reguero de armas y un puñado de casas convertidas en escombros.
En este encuentro entre varios grupos bosnios y participantes de otros países, nos enfrentaremos a la oscura complejidad que brota cuando intentamos ubicarnos en relación con el pasado y el presente del país balcánico.
Además, queremos dar fe de nuestra responsabilidad compartida, reconociendo la «no intervención» de la comunidad internacional

 Photo by: Ron Haviv / VII

Photo by: Ron Haviv / VII

Para entrar en el laberinto de Bosnia y Herzegovina hace falta escuchar y prestar mucha atención. Esta acción, practicada según los tres principios de los Pacificadores Zen, se deriva del no-saber y del dar fe de la realidad.
Conscientes de que ponemos el dedo en una llaga abierta, como Pacificadores internacionales tendremos sumo cuidado de no aportar ningún tipo de «instrucciones de pacificación», sino que nos formaremos de antemano sobre la situación histórica y local para ser capaces de detectar con sensibilidad los distintos relatos y, sobre todo, para cuestionarios nuestro propio punto de vista occidental.
Así, en este encuentro, escucharemos a la tierra bosnia…

Para participar en el retiro, es preciso contribuir con una donación.
A fin de respaldar el trabajo de paz realizado en Bosnia y Herzegovina, se pide a los participantes una donación de 850 € (mínimo), teniendo en cuenta que sólo los gastos suponen un mínimo de 700 €.